jueves, 31 de julio de 2008

Paseando por el centro (de Tokyo)

Hoy he salido por el centro de Tokyo para ver un poco más de la ciudad donde estoy viviendo. Tras bajar en la estación de Tokyo, que estaba en obras, me he dirigido hacia el palacio imperial.

Por supuesto, como el Palacio Imperial es la residencia actual de la familia imperial, no se puede visitar, pero sí los jardines. Aquí os dejo unas fotos
El foso exterior
Como veis, cruzando la calle ya está la ciudad moderna



Estuve paseando un rato por el jardín oriental, que es el que está abierto al público, y salí por la parte norte, cerca de kitanomaru kôen, un parque donde está el Nihon Budokan. Los aficionados al judo quizá hayan oído hablar del Kodokan que fundó Jigoro Kano para enseñar judo. Pues bien, tiempo después, para dar cabida a otros artes marciales, se construyó el Budokan en Tokyo.
Como quiera que estaba cerrado, almorcé en su cafetería y luego seguí camino hacia Yasukuni jinja.
Nihon Budokan

Yasukuni jinja es un santuario que cada vez que sale en las noticias es porque algún político japonés ha ido a visitarlo, y ello dispara el resentimiento de otros países, principalmente China y Corea. Yasukuni jinja es un santuario que lleva desde mediados del XIX consagrado a la memoria de los japoneses muertos en guerra. ¿Qué problema supone eso? Que "desde mediados del XIX" incluye también a los soldados japoneses que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Las atrocidades que cometió el ejército japonés en su camino por China son menos conocidas que las de los nazis en Europa, y también menos graves si podemos medir la "gravedad" por el número de personas a las que afectó. En cualquier caso, ocurrieron. Y que se recuerde a personas que llevaban el mismo uniforme (y que probablemente estuvieron envueltas en esos eventos), es algo que dispara el resentimiento de los afectados.
Es fácil ver que yasukuni jinja no pretende justificar lo que se hizo en esa guerra (si así fuera, se habría dedicado en los años 30, y no casi un siglo antes), pero, sea agitado por los políticos chinos (en mi opinión, más que probable) o no, creo que sería mejor que esas visitas a Yasukuni jinja no fueran oficiales, sino que se hicieran con más discreción, no por vergüenza de visitarlo, sino para no causar más problemas.
El caso es que fui a visitar Yasukuni jinja porque sinceramente pienso que está hecho en agradecimiento a que cuando se les pidió morir a esos soldados o reclutas (que lo mismo da, todos llevaron el mismo uniforme y todos murieron igual), murieron. Hice fotos, de hecho es el primer lugar en Japón donde he encontrado una pareja de leones de estilo chino: una leona jugando con cachorros y un león jugando con una pelota. Sin embargo, como creo que puede molestar a Alicia, a amigos que hice en China y Hong Kong, y puede que también a personas en Corea, mi futuro lugar de trabajo, por consideración a ellos no voy a ponerlas.

Para acabar el día, como aún había bastante tiempo, fui paseando hacia Akihabara

Por el camino encontré dos zonas de la ciudad dedicadas una a los libros y otra a los artículos deportivos, y Akihabara dedicada principalmente a electrónica (cámaras, televisores, ordenadores...) y manga y anime.

Y ese ha sido el día de hoy. Así que un abrazo, y hasta la próxima
Publicar un comentario