martes, 12 de agosto de 2008

Ueno

Hoy he ido a visitar la zona de Ueno, cerca del centro. El parque Ueno es famoso principalmente porque hay varios museos al lado y en el propio parque, pero tiene su importancia histórica también, porque es donde se llevó a cabo la última resistencia de los fieles Tokugawa y los defensores de la restauración Meiji.

En el parque hay un par de monumentos funerarios en honor de los caídos en aquella batalla (partidarios Tokugawa incluidos)

Uno de los partidarios de Meiji se llamaba Saigô Takamori. Era un samurai como tantos otros de los que le apoyaban, pero cuando se aprobaron las leyes que borraban la clase samurai, se hizo seppuku. En su honor se hizo esta estatua, paseando a su perro, que quedó en el parque.

Como ya he dicho, hay varios museos cerca, pero sólo fui a ver el de Shitamachi, un museo dedicado a la época del antiguo Tokyo (la época de la restauración) donde hay reproducciones de una casa, una tienda de dulces y una herrería de la época. También hay juguetes de aquellos años y otros elementos más de museo (es decir, no reproducciones sino realmente de hace un siglo) como cajas de tabaco, tocadiscos, magnetófonos, etc.

Después de ver el museo, me dirigí hacia Tôshô gu, otro santuario consagrado a Tokugawa, al norte del parque Ueno.
En el camino
Lo cierto es que no es muy llamativo después de haber visto los que hay en Nikkô, pero después de todo, supongo que es un poco como si Franco hubiera dedicado una iglesia en Madrid a los soldados republicanos que se le resistieron, o como si después de la guerra de independencia de España contra los franceses, se hubiera construido una iglesia en honor a Napoleón.

Después volví hacia la estación del tren paseando por el parque, y allí estuve viendo la actuación de esta chica, Mai Kurihara, que realmente hacía cosas sorprendentes con el monociclo.


Y eso ha sido todo por hoy. Un saludo a todos.
Publicar un comentario