jueves, 14 de agosto de 2008

Cenando en Kaminarimon

Ayer Nana me llevó a cenar a un sitio en Kaminarimon, y ya que estábamos, pues ¿por qué no verlo?
La entrada Kaminarimon es esta puerta con la linterna gigante.
La puerta, Kaminarimon
Más adelante hay otra puerta con una linterna similar, marcando la entrada a Sensô ji, un templo.
Pagoda
Sensô ji
Sensô ji
Este templo es también de estilo chino, como otros de los que ya he puesto fotos por aquí.
Sensô ji está dedicado a Kannon, la diosa budista de la misericordia. Según la leyenda, hay una imagen dorada de la diosa aquí, que fue recogida del río Sumida por dos pescadores a principios del siglo VII. La imagen sólo la pueden ver sacerdotes de cierto nivel, así que para la gente común (como yo) es un misterio si realmente está allí.

Después del turismo, fuimos a cenar. Me gustaría poder poneros una foto, pero olvide hacerla, así que de momento voy a linkar un post de Nana en la torre de Tokyo donde sale ella.

Después de cenar me llevó por la zona a ver otros rinconcitos en un paseo muy agradable, y me ayudó a elegir un libro sencillo para ir practicando japonés. Menos mal, porque si tuviera que elegir yo, sería al azar.

Y debería acabar el post, pero es que como he sido un vago, aún no lo había puesto cuando me he ido hoy a pasear por el este de Shinjuku, así que hoy, post de dos días.

En Japón de vez en cuando ves edificios raros o sorprendentes, como supongo que en cualquier ciudad del mundo, pero como es aquí donde estoy, pues os pongo este

Entre todo Shinjuku, siempre lleno de gente, siempre moviéndose, también puede uno encontrarse un pequeño santuario como Hanazono jinja, para cambiar un poco el ritmo.



Ahora sí que acaba el post. Mañana salgo del apartamento, y ya poco quedará para volar de vuelta a Madrid. El próximo post será desde allí.
Publicar un comentario