miércoles, 18 de febrero de 2009

Manifestaciones y el Plan Bolonia

Haciendo un comentario en este post de Nana veía que me alargaba demasiado, así que al final mejor lo pongo aquí.
El tema es el Plan Bolonia y las manifestaciones que hacen tantos, principalmente los que se llaman anarquistas, comunistas, etc, la mayoría englobados en el término "perroflautas"

Lo cierto es que no entiendo muy bien a qué viene tanta manifestación contra el Plan Bolonia. Principalmente, las modificaciones que pretende el Plan Bolonia nos afectan en cuanto a que las carreras se deben planificar de una forma distinta a la actual. Aunque los temarios quedan bajo "jurisdicción" de cada universidad (para adaptarse a las circunstancias de cada universidad), se hace una valoración de las carreras (y las asignaturas dentro de las carreras) en créditos. Para muchos los créditos no serán nuevos (en el cambio de plan del 98 ya se empezaban a valorar así las asignaturas, para el que no sepa qué son, un crédito representa una cantidad de horas. Los créditos del Plan Bolonia representan horas de dedicación a la carrera (incluyendo lectivas y no lectivas), los de las universidades españolas representan horas lectivas.
En segundo lugar, se estructuran las carreras en grado y posgrado (como en el sistema anglosajón, que es el que se usa en la mayor parte de Europa, EE.UU., Australia, y probablemente Hong Kong, Corea o Japón, aunque en cuanto a estos lo tengo menos claro)
¿En qué puede ayudar el sistema de créditos y tratar de asemejar las carreras de varios países? Para empezar, a la movilidad. La valoración de los créditos lleva a que pueden compararse las carreras equivalentes de distintos países, a que haya algo oficial que respalde esa comparación, por ejemplo de cara a buscar trabajo en otros países europeos (en principio) o fuera de Europa.
A veces me pregunto si esta movilidad puede ser la semilla del miedo a una "fuga de cerebros", pero no, ningún partido político sería capaz de tratar de manipular la información y a los estudiantes y profesores universitarios para que organizaran manifestaciones, que contar en contra del partido en el gobierno. Estoy seguro de que son lo bastante responsables como para no hacer algo así...
A veces también pienso que alguien debería tomarse la molestia de enseñar a leer sin "ayuda" a los perroflautas para que pudieran leer cosas como esta y así sacar sus propias conclusiones.

Tal como se plantean las reformas, puede encarecer el coste de la educación universitaria (y ese es uno de los argumentos esgrimidos en contra de la reforma, aunque curiosamente es de los que menos suenan) Si se encarece la universidad, hace que sea más difícil que acceda alguien con menos medios, y si accede tendrá que coger menos asignaturas por año y así tardará más en acabar la carrera. Eso hace que el argumento se convierta en "Esta reforma pretende elitizar la universidad"
Como muchos (si no la mayoría) de los estudiantes trabajan y estudian, veo normal que se pretenda alertar también del hecho de que valorar una carrera en horas de dedicación dificultará aprobar a los que tengan que trabajar para pagarse la carrera.
Respecto a esto si tengo una de esas cosas que tiran por tierra argumentos aparentemente convincentes y buscadores de justicia (y me encanta): Los créditos europeos valoran el tiempo de dedicación a la carrera, mientras que los españoles sólo valoran el tiempo de asistencia a clase ¿Veis la diferencia? De acuerdo, el tiempo extra a las horas lectivas que incluyen los créditos europeos es una estimación, pero en España no tenemos ni siquiera esa estimación. No sé otras carreras, aunque supongo que todos le dedican más horas a sus asignaturas de las que van a clase. En informática (es el ejemplo que más conozco), con las prácticas (obligatorias) y demás, las horas lectivas no son más que una pequeña parte de las que le dedicas en realidad. Cada asignatura varía, claro, algunas tienes más que estudiar, ejercicios que hacer, prácticas que entregar, etc, pero a todas le tienes que dedicar más horas que las lectivas, y una estimación de esas horas habría sido una guía muy útil para muchos compañeros, que acababan dejando una o dos asignaturas porque no tenían tiempo para hacer las prácticas correspondientes. Ahí tenéis que valoración es más adecuada para gente con tiempo limitado (como los que tienen que trabajar)

De todos modos, el argumento que más se suele agitar (normal, los que se creen anarquistas y comunistas reaccionan así con cualquier cosa que huela a dinero ajeno) es que se pretende una mercantilización de la universidad y que es una maniobra del capitalismo para controlar lo que se enseña a los estudiantes. Bueno, paso a paso:
- Primero: Uno de los primeros puntos de la Declaración de Bolonia era que hacía falta un cambio en el sistema económico. Que el dinero no debería ser lo más importante, sino el conocimiento (eso sí, puntualizado en cuanto a su productividad, lo que hará mucho daño a carreras como filosofía o historia). Ahí hay una bonita piedra para deslucir esa supuesta conspiración capitalista.
- Segundo: No os engañéis chicos, cuando salgáis de la universidad vais a tener que currar. Y las empresas no están para hacer favores. Las empresas se fundan para conseguir pasta. Cuanta antes y más, mejor. Si la universidad te forma dándote conocimientos para poder trabajar mejor, para ser más productivo para la empresa para la que trabajes (incluido el caso de que sea tu propia empresa), mejor. Os lo dice alguien que, ya estaba sobre aviso, pero que firma que cuando sales de la carrera (al menos de la de informática), sólo tienes unos conocimientos básicos para sobrevivir en el curro. La experiencia de verdad es tan valiosa como creen los encargados de recursos humanos.
- Tercero: Otra de las ideas que impulsan el Plan Bolonia es que, en un mundo como el actual, más valioso que el conocimiento es la capacidad de aprender. Y que hay que modificar los temarios, la forma de dar clase y la forma de evaluar teniendo eso en cuenta. Y de nuevo os digo, quizá en otras carreras tenga menos importancia, pero en informática (y seguro que en telecomunicaciones, medicina, farmacia...) la capacidad de aprender es de una importancia enorme. No puedes mantenerte a flote mucho tiempo sin ser capaz de adaptarte a nuevas tecnologías, nuevos modos de hacer las cosas (en mi caso, modelos de programación), etc.
Ahí tenéis. No hace falta que las empresas pongan dinero en las universidades para que éstas quieran facilitar el paso a empleo de sus alumnos. Es bien distinto: si los que salen de una universidad determinada no pueden satisfacer las expectativas de sus empleadores, acaban en la calle (y, hola, hay periodos de prueba en todos los contratos, así que hay tiempo de ver quién vale y quién no, y echar al que no sin costes). Si acaban en la calle, la universidad pierde fama y respeto. Si pierde fama, menos alumnos quieren ir, con lo que hay menos ingresos, hacen falta menos profesores, no se pueden renovar las aulas, los equipos informáticos, etc... Las propias universidades necesitan ese prestigio en el exterior del mundo académico (que también afecta al que tienen en el propio mundo académico), así que están más que necesitadas de evolucionar.

Bien, así que tenemos una reforma que puede encarecer la educación, facilitar la movilidad tras la universidad, tener en cuenta el tiempo que le dedicas a aprobar y no sólo el que estás (o deberías estar) en clase y facilitarte el encontrar un trabajo y mantenerte en él. Veo cuatro razones para apoyarla y una para quejarse.

Sea como sea, esta es la conclusión a la que he llegado después de ver algo de documentación sobre el Plan Bolonia, cada uno que mire las fuentes y saque sus propias conclusiones.

O puede seguir yendo a una manifestación y luego a un parque a beberse unos litros, fumar unos porros y tocar la flauta para sus perros...
Publicar un comentario