miércoles, 5 de noviembre de 2008

Cosas que pasan...

O me paso semanas sin escribir o me tiro una semana escribiendo casi todos los días, me falta constancia; pero es que ayer me pasó una cosa que os tenía que contar, bueno realmente no me sucedió a mí directamente si no a uno de mis vecinos.

Ayer pasó la inspección del contador de Gas por mi edificio, llamaron a mi puerta, les abrí y tomaron lectura del contador; una hora después volvieron a llamar a la puerta, una vez al timbre y varias veces con los nudillos, como yo estaba hablando por teléfono cuando fui a abrir ya se habían ido. Hasta aquí todo normal.

Sobre las siete y media aproximadamente llaman a la puerta dos policías y me entero de que seis más están recorriendo el edificio en busca de un ladrón, que puede estar metido en una de las casas. Según parece un hombre estaba llamando a las puertas buscando una persona mayor, para en un descuido de esta colarse a robarle; pero la cosa no acaba aquí ya que mi vecina no abría la puerta de casa, a la llamada insistente de la policía, que sospechaba que allí podría cobijarse el ladrón, de película, los vecinos intentando localizar a la familia, la policía pidiendo una orden para entrar por teléfono. Al final la nieta apareció, abrió la puerta, la policía entró y se encontraron a la pobre mujer asustada por no saber que pasaba, pero sin rastro del ladrón que ni siquiera había entrado en la casa. Todo se quedó en un susto y al ladrón no pudieron encontrarlo, ya que huyó antes de que llegaran los coches patrulla.

Así que ya sabéis, por si no lo sabías a estas alturas, tened cuidado cuando abráis la puerta y avisad y cuidad a vuestros mayores ya que son las victimas potenciales de esta gentuza.

Un saludo y cuidaos todos.
Publicar un comentario