viernes, 3 de abril de 2015

La higuera

La Biblia se supone que es la base de todas las sectas cristianas, que es la palabra de dios, inspirada por él a los autores, y redactada a través suyo. Al ser esa base de toda forma de cristianismo, todos los que se declaran cristianos se declaran implícitamente de acuerdo con la biblia, sus ideas morales y la idea de que los hechos relatados son ciertos. Por suerte, la mayoría de los cristianos no sólo no sabe de la biblia más que los pasajes escogidos que les han leído y no han sido educados con rigor en la "moral" que defiende ese libro, pero lo malo - después de las personas que sí se lo creen a pies juntillas - es que creen que el resto es como las partes bonitas que les han contado.

Alguna vez he visto comparar la Biblia con el acuerdo de uso de un programa informático, algo que nadie lee, sólo vamos al final y marcamos "Acepto", y por destacar esa idea con algo que pueda resultar sorprendente sin ser demasiado ofensivo, me gustaría llamar la atención sobre la historia de una higuera en particular.

Esto es lo que dice Mateo al respecto.

"Al amanecer, cuando volvía a la ciudad, (Jesús) sintió hambre; y viendo una higuera junto al camino, se acercó a ella, pero no encontró en ella más que hojas. Entonces le dice: «¡Que nunca jamás brote fruto de ti!» Y al momento se secó la higuera."

Mateo 21:18-19

Es decir, según Mateo, Jesús tiene hambre y como no encuentra higos en la higuera la mata. Así, como suena. Un niño coge un bote de galletas y cuando ve que no quedan, le da una rabieta y lo tira lejos. No es por despreciar el sufrimiento que pudiera sentir la higuera al morir, pero menos mal que no le entró sed al ver a una cabra.

Tiene cierta gracia recordar este fragmento a los cristianos y ver que con frecuencia ni siquieran se sorprenden de las acciones de Jesús - y mucho menos las consideran exageradas o equivocadas - sino que lo que suele molestarles es que se les señale, como si fueran incapaces de aceptar que el héroe al que les han acostumbrado a respetar desde que eran niños inocentes, crédulos y manipulables pueda tener estos prontos.

Es una de estas cosas que suele escocer mucho a los que defienden algo - una religión, un partido político, un equipo de fútbol -: señalar que entre sus propias historias y acciones, de las que pretenden enorgullecerse, hay algo que provocaría vergüenza ajena en los que no estuvieran tan adoctrinados.

Sin embargo, aunque la versión de Mateo tiene gracia, la de Marcos tiene algunos matices que la hacen mejor aún:

"Al día siguiente, saliendo ellos de Betania, (Jesús) sintió hambre. Y viendo de lejos una higuera con hojas, fue a ver si encontraba algo en ella; acercándose a ella, no encontró más que hojas; es que no era tiempo de higos. Entonces le dijo: «¡Que nunca jamás coma nadie fruto de ti!» Y sus discípulos oían esto. [...] Al pasar muy de mañana, vieron la higuera, que estaba seca hasta la raíz. Pedro, recordándolo, le dice: «¡Rabbí, mira!, la higuera que maldijiste está seca.»"

Marcos 11:12-14;20-21

La contradicción entre secarse de inmediato o a lo largo del día no es de las más significativas de la Biblia, pero tampoco es el detalle que me interesaba, sino que no era época de higos. Leyendo a Mateo se podría pensar que la reacción es injusta con la higuera porque oye, que los que viven por allí podían haberse comido todos los higos ya y la higuera no tiene culpa de ello, pero el grado de estupidez añadido por señalar que no era tiempo de frutos supone que la higuera muere porque fue creada como fue creada (creada por Dios, por cierto)

Que sea una higuera hace pensar en "Bueno, tampoco importa tanto. No es que se haya cargado a nadie. Es una rabieta, pero sólo daña a una planta." Y a quienes quisieran alimentarse de sus higos cuando fuera época, pero no es ahí dónde quiero ir. Es que el episodio de la higuera, según algunos puede referirse a


  • La higuera es imagen del templo y se seca porque esa institución no vale para nada ya



  • La higuera es una metáfora de los creyentes, que sepan lo que les espera si Jesús les pide fruto (buenas acciones, supongo) y no se lo dan


  • Y por supuesto, la excusa de "soy como Dios me ha hecho" no evita el castigo, porque también la higuera es como Dios la hizo y el destino es el mismo.

    Si queremos verlo con cierta seriedad, sea una metáfora o una anécdota, este episodio es igual de injusto en la condena, igual de incoherente con lo que pretende defender en otras partes de ese libro, y eso es lo que se presenta como ejemplo de justicia divina e infalible.

    En serio, ¿cómo puede haber aún gente que defienda el cristianismo? Que tenga alguna idea buena no es motivo para defenderlo como bloque. La posibilidad de que un dictador pueda ser buena persona no basta para defender la dictadura como sistema de gobierno - salvo desde la posición del dictador, claro.
    Publicar un comentario