martes, 23 de diciembre de 2008

Nuevo trabajo

En realidad ya queda poco de nuevo, porque empecé hace cosa de un mes, pero bueno.
Estoy programando de nuevo, esta vez en Java, contratado por una empresa contratada por Deutsche Bank. No lo escribo así por nada, sino para tirar una pullita a esta forma moderna de hacer las cosas. Parece que las empresas ya no se molestan en poner anuncios con ofertas de trabajo, sino que en lugar de eso contratan a alguien, en mi caso, General Software, para que le busque gente de vez en cuando. A pesar de eso, siguen teniendo su propio departamento de recursos humanos, así que me pregunto ¿Por qué hacen esto?
Desde luego por el trabajador es difícil que lo hagan, porque el dinero que pagan a General mientras yo estoy trabajando allí (no es un pago por el servicio de encontrarles a alguien, porque entonces el contrato lo tendría con Deutsche, sino por trabajar allí, así que es mes a mes) podríamos repartírnoslo entre Deutsche y yo, y más felices ambos.
Quizá sea por el tiempo de prueba. Aparte de que son tres meses (y eso que cuando me fui, solían ser dos, será la crisis), como el contrato lo tengo con General, Deutsche puede decidir el cualquier momento que no le hago falta y devolverme a General. Claro, General contrata por obra, así que en ese momento General puede mandarme a la calle sin pestañear.
Sigo pensando que Deutsche podría hacerme el contrato por obra y ambos nos quitamos al intermediario, pero bueno.
La cosa sería distinta si General fuera una consultora informática de verdad. Una empresa a la que le dices: "Necesito que me hagáis una aplicación que haga...", y que General entonces lo pusiera en manos de sus analistas y respondiera "Pues va a llevar tanto tiempo, va a necesitar a tantas personas y va a costar tanto"
En fin, cuestiones legales aparte, el día a día es programar, entre programadores. En situaciones así te das cuenta de lo agradable que estar con gente que sabe de qué estás hablando. Es, en cierto modo, gente "como tú". A veces lo notas en tonterías, como que el compañero de al lado empieza a quejarse al código porque no funciona. No ha sido un error. Se queja "al" código, no "del" código, porque le habla a él. Horas después le ves dando una palmada o sonriendo y haciendo un gesto de victoria para sí mismo, y te das cuenta de que la mayoría de la gente pensaría que está loco, mientras que en este ambiente nadie levanta una ceja por eso.
Quizá estéis pensando que eso significa que todos los informáticos están locos, pero no creo que sea tan distinto de otros trabajos, cuando solucionas una situación especialmente complicada y sonríes, compartiendo esa pequeña victoria con tus compañeros. La diferencia quizá es que aquí el resultado no se ve. Puedes estar todo el día mirando el trabajo de un programador y sólo entenderás lo que hace si te lo explica o te lo demuestra, pero la mayor parte del tiempo sólo le verás escribir con paréntesis, corchetes, llaves, algunas palabras en inglés, algunas en español (o en el idioma que sea) y nada más.
Estoy buscando otras metáforas, como pintura o escultura, pero no las encuentro. Nosotros también "creamos" cosas, usando herramientas, a partir de código de otros, modificándolo, completándolo o inspirándonos en él, para crear algo, una herramienta, con la que otras personas puedan hacer algo. Sé que hay muchos "algo" ahí, pero es que puede ser una aplicación web, una base de datos para organizar información, una agenda, un procesador de textos, un juego...
En cualquier caso, sigo trabajando, sigo estudiando, sigo cambiando...
Y tengo la suerte de que me gusta mi trabajo.
Publicar un comentario