viernes, 19 de febrero de 2016

Empezando de nada

Nada.
Un adulto sentado en una silla, una niña tumbada en la cama.
Dormida.
El adulto le ha contado un cuento.
La cadencia de su voz ha distraído a la niña de los juegos de una hora antes, distraído, si corazón ha ralentizado sus latidos. Distraída con el cuento, se ha calmado su respiración. Bostezaba sin darse cuenta hasta que se le abría tanto la boca que no podía no cerrar los ojos, y mientras escuchaba las últimas palabras que pronunciaba su padre, intentaba en vano no dormirse, escuchar el final

Publicar un comentario