jueves, 17 de septiembre de 2015

Cansado

Y de pronto, se sintió cansado.
Cansado de la lucha, del saqueo año tras año, buscando en otras tierras lo que no crece en las propias.
A su lado tenía... "amigos"
Algunos eran fieles, otro sólo se hacían pasar por aliados porque les convenía, y seguirían haciéndolo mientras les conviniese.
En este momento sintió nostalgia de su vida anterior, cuando sólo era un campesino la mayor parte del año y un saqueador durante la temporada en la que los mares podían navegarse lo bastante como para ir a tierras de otros. Sin los deberes tan cansados, más de los que pretendía.
¿Cómo podía no vengarse? Y sin embargo, la venganza es lo que trajo todo esto.
El pesado fardo de decidir por otros.
Nunca quiso decidir por otros. Sólo por sí mismo. Sólo invitar a aquellos que fueran lo bastante valientes, quizá lo bastante locos, como para seguirle, seguir sus locas ideas. Como los héroes de antaño, los héroes de las leyendas, famosos sin par.
Y sin embargo, tanto él como los fieles que le acompañaron seguían siendo tan sólo hombres, sujetos a las leyes de los hombres, a las expectativas de los hombres.
Publicar un comentario