jueves, 17 de julio de 2014

Pensando en los humanos

La existencia es una duermevela, en la línea difusa entre la inconsciencia de la muerte, la confusión del sueño y la vitalidad y claridad del despertar.
A veces me pregunto cómo sienten otras criaturas el paso del tiempo, si se dan cuenta de lo cortas que son sus vidas y, si es así, ¿por qué no tienen más prisa por aprovechar el poco tiempo que tienen? A veces me pregunto si hay seres cuyas vidas sean más largas que las de las personas, y si ellos se harán las preguntas que yo me hago.
Eso me hace pensar en los seres humanos y sus vidas. Me pregunto cómo las viven. Muestran cierta inteligencia, bastante más desarrollada que otras criaturas, al menos en complejidad, pero con unas vidas muy cortas. ¿Qué podrían hacer si vivieran más? ¿Podrían aprender a controlar sus moléculas como podemos nosotros o eso está más allá de su capacidad? ¿Sería esa una prueba definitiva de que sólo nosotros tenemos alma? Quizá el alma sea lo que usamos para actuar sobre la materia...
Me adormezco...
Me...

Duermo...

...
Publicar un comentario