viernes, 11 de abril de 2008

Becas ICEX

Finalmente me he decidido a escribir un poco sobre las becas de ICEX
Para el que no lo sepa, ICEX significa Instituto español de Comercio EXterior. Básicamente es una organización que ayuda a empresas españolas a salir a mercados extranjeros. Informa, asesora y facilita la formación de gente para poder hacer negocios con empresas de otros países o distribuir allí cosas de aquí. Tenéis más información sobre ellos aquí

El caso es que ofertan becas de varios tipos (para periodistas, las de internacionalización, las de informática...) , y ahora viene la parte larga:
Nos remontamos a las navidades de este año. Después de acabar la universidad, estando trabajando, con novia, etc me había acomodado demasiado. Es cierto que el último año trabajaba, estudiaba y no tenía demasiado tiempo libre aparte del justo y necesario para que mi novia no me dejara por aburrimiento, pero el caso es que dejé mis estudios de japonés aparcados y lo puse como si fuera un hobby. Pero todo cambió en navidades. Me di cuenta de que con trabajo, novia, familia, amigos y todo lo que tengo en España, quiero aprender japonés. Quiero ir a vivir y trabajar en Japón. Así que decidí que me iba a poner a estudiar y le iba a dedicar diez horas cada semana a estudiar japonés.
Lo empecé a hacer y a planear un primer viaje a Japón para este verano, empecé a mirar páginas de búsqueda de trabajo en Japón, alojamiento para extranjeros (alquilar allí tiene alguna complicación) y academias para aprender más japonés allí. Y entonces me avisaron que ICEX había convocado las becas para informática, que uno de los 74 posibles destinos era Tokyo, y que el plazo de inscripción acababa el viernes 11 de abril. La noticia me llegó el jueves 10 en un email, así que corre que te corre a leer la convocatoria, enterarse un poco de la beca y hacer la inscripción.
Hay que pasar tres pruebas para la beca.
La primera es un examen de informática, principalmente preguntas de mantenimiento y configuración de equipos, redes de oficina y demás. Eso supongo que es una pista de las necesidades del puesto.
La segunda es un examen de inglés, tanto oral como escrito, basado en textos científicos, económicos, periodísticos, sociales o lo que sea. Al fin y al cabo el inglés es el segundo idioma más aprendido, con lo que su utilidad es clara cuando se va a trabajar fuera de España.
La tercera prueba es una entrevista personal. Lógicamente, quieren estar seguros de que si envían a alguien a Nueva Delhi no va a rechazarlo, ir primero y largarse a los dos meses, etc, porque eso supone a ICEX pérdida de tiempo y dinero.
Para que veáis cómo son las cosas, se presentaron unos 260 candidatos al examen de informática, y la diferencia entre las puntuaciones del primero al último está en unos 20 puntos (sobre la nota final, global, de 100) El exámen de inglés son 20 puntos, con lo que a la lista le puede dar la vuelta de arriba abajo, además de que reducirá el número de candidatos a 200.
La entrevista vale 30.
Si 20 puntos te pueden llevar de un puesto a otro de 200 personas, imagina 30. Es decir, que en una situación normal, en la entrevista se decide todo.
Lo cierto es que no tengo muchas papeletas para ir a Tokyo. Mi nota en informática fue más bien media, y tampoco soy un superdotado con el inglés (aunque habrá que esperar a que salgan las notas de ese examen el viernes 6), por lo que es precisamente la entrevista lo que puede decidir si me dan la beca y me quieren destinar a Tokyo, o no hacen ni una cosa ni la otra.
La cosa está difícil porque hay dos candidatos que sí hablan japonés, y habrá un montón que quieran ir allí. A muchos les atraerá, como a mí, el propio país. Pero nos juntaremos con los que piensen que, siendo la asignación más alta de la beca (por encima de 40.000€), merece la pena estar en la otra punta del mundo.
Así las cosas, no se puede hacer más que ser sincero en la entrevista y que vean que las ganas de ir a Tokyo son auténticas, y desear que no haya otro que también quiera ir sólo allí y tenga mejores resultados.
Algunos me aconsejan que pida otros destinos, que no piensen que para mí el estar en Tokyo en particular es un objetivo importante, pero creo que lo que voy a hacer es precisamente eso. Que los entrevistadores sepan que, a pesar de que mis notas no sean de las mejores, no me muevo sólo por la beca, ni por estar fuera de España un año, ni porque este harto de este país y piense que la hierba es más verde en otro lugar. Si deciden darme la beca y destinarme a Tokyo, me iré allí más feliz que un regaliz. Si no, pues seguiré haciendo el plan para ir allí por mi cuenta, y que disfrute el que se lleve ese destino.
Si pidiera otro destino, por ejemplo Hong Kong, y me lo dieran pensando que voy a aceptarlo, ICEX perdería unos días preguntando al primer suplente si quiere Hong Kong (y al siguiente hasta encontrar alguien que diga que sí), otro candidato que sueñe con Hong Kong como yo con Tokyo se quedaría sin su destino soñado y yo mismo me quedaría sin mi destino soñado. Así que no, no vale la pena mentir y decir que irías a sitios donde no irías. Bueno, es mi opinión. ¿Qué creéis?
Publicar un comentario